El día va de sanciones. Sí, lo normal es que la notificación de una sanción para jugadores o equipos no genere sonrisas, pero hoy el Real Madrid está de enhorabuena después de haber visto reducido el castigo impuesto por la adquisición de jugadores menores de edad a una ventana de fichajes. De este modo, el club merengue no podrá realizar ninguna incorporación en el mercado invernal que está a punto de arrancar, pero sí podrá fichar durante el próximo verano.

La planificación para la próxima temporada se mantine intacta, y la única nota significativa es que James tendrá que esperar hasta el próximo mes de junio para salir del Real Madrid si es que su situación no cambia radicalmente.

Con el asunto de las sanciones como uno de los temas estrellas del día, hemos recopilado algunos de los castigos más duros impuestos en el fútbol mundial, con protagonistas de renombre como Pepe, Cantoná o Juanito.

La cuchilla de Roberto Rojas

En 1989, Brasil y Chile se enfrentaron en Maracaná en un partido clasificatorio para el Mundial de Italia. Aquel encuentro estuvo marcado por la supuesta agresión sobre el guardameta Roberto Rojas, quien se quejaba amargamente en el césped después de haber sufrido el impacto de una bengala.

Eso es lo que se pensó un principio, pero la televisón demostró que la bengala no pasó ni cerca del arquero, y que había sido él mismo quien se había provocado el corte con uan cuchilla que escondía en sus guantes. La FIFA no tuvo miramientos con el jugador chileno, a quien sancionó de por vida. Además, Chile quedó automáticamente eliminada de la fase de clasificación y quedó vetada para el siguiente Mundial, disputado en Estados Unidos.

Juanito, sanción por partida doble

No vamos a descubrir a estas alturas a Juanito. Su calidad era tan abismal como su temperamento, el mismo que le hizo perder los papeles en dos ocasiones en partidos europeos. La primera sanción tuvo lugar tras un Grasshoppers - Real Madrid disputado en 1978, cuando el acta arbitral recogió una agresión por parte del siete al colegiado alemán Prokop. Aquella salida de tono le costó dos años sin poder jugar en Europa.

La siguiente sanción, y la más recordada, fue aquel doble pisotón sobre Lothar Matthaus. Una entrada durísima del alemán sobre Chendo no sentó nada bien a Juanito, quien se fue directo a por el jugador y, a pesar de la presencia del colegiado, no dudó en pisarle el costado en primer lugar y el rostro para rematar la agresión. El resultado: cinco años de sanción y su adiós al Real Madrid.

Cantona el karateka

La carrera de Eric Cantona en el Manchester United era la soñada por cualquier futbolista. El galo era el ídolo de la afición de Old Trafford, y lo siguió siendo a pesar de la salvaje agresión que propició una de las sanciones más duras vistas a lo largo de la historia. En un encuentro frente al Crystal Palace, Cantona fue expulsado, y camino de los vestuarios fue increpado por un aficionado del equipo rival.

La reacción del siete fue tan imprevisible como censurable, y es que se lio a mamporros con Matthew Simmons, una de esas imágenes que (por desgracia) quedan en la retina. Nueve meses inhabilitado, 20.000 libras de multa y servicios a la comunidad fue la sanción impuesta a Cantona, quien posteriormente se negó a arrepentirse de su acción, e incluso afirmó que debería haber golpeado más fuerte al aficionado del Palace.

Cortizo lesionó al jugador equivocado

Vamos con la sanción más dura impuesta a un futbolista de la Liga Española. Joaquín Cortizo, jugador del Zaragoza de los Cinco Magníficos, fue el triste protagonista de un encuentro disputado frente al Atlético de Madrid. Una dura entrada provocó una fractura de tibia a Enrique Collar, quien salió del campo con la pierna partida sin que Cortizo fuera siquiera expulsado.

Eso sí, el Comité de Competición actuó de oficio y sancionó con 24 partidos al jugador gallego, aunque esa sanción tan dura tuvo mucho que ver con que Ramón María del Arroyo, conde de Cheles y vicepresidente del Atlético de Madrid, fuese el encargado de asignar ese castigo. Sí, además de vicepresidente del conjunto colchonero, era el presidente del Compité de Competición.

Joaquín Cortizo

La locura transitoria de Pepe

El central portugués del Real Madrid lleva varias temporadas mostrando su cara más amable. Pocas tarjetas, ninguna expulsión desde 2011... Su registro de amonestaciones y sanciones ha bajado con el paso de los años, pero por mucho que se esfuerce, siempre estará marcado por su terrible agresión sobre Javi Casquero. El talaverano se marchaba solo en un Real Madrid - Getafe cuando Pepe no dudó en empujarle dentro del área, un penalti que podría haber pasado inadvertido de no ser por la grotesca reacción del central merengue.

Con el juego ya parado, Pepe propinó varias patadas y pisotones al jugador getafense, y justo después conectó un puñetazo sobre Albín. Los insultos al colegiado y al cuarto árbitro fueron el remate para una acción que no tuvo consecuencias en el marcador (Casquero falló el penalti y el Madrid remontó con dos golazos de Guti e Higuaín), pero sí que valieron para que tuviera que cumplir una sanción de 10 partidos.