La aventura de Jesé en el PSG no ha empezado de la mejor forma. El que se suponía fichaje estrella del conjunto francés el pasado verano no ha conseguido el nivel esperado, en gran parte debido a su actitud. Sus flirteos con la música y el hecho de no haberse aclimatado a la vida en la capital francesa son algunos de los motivos por los que su rendimiento a las órdenes de Emery no ha sido el esperado, y todo apunta a que se buscará una cesión para recuperar a un jugador que pintaba muy bien cuando saltó al primer equipo del Real Madrid.

Así, el equipo mejor colocado para hacerse con sus servicios no es otro que Las Palmas. El club canario sería un buen acomodo para Jesé, un conjunto que practica un fútbol vistoso y en el que el canterano madridista podría relanzar su carrera desde que su rendimiento cayera en picado tras aquellas desafortunada lesión de rodilla frente al Schalke 04. De confirmarse su pase al cuadro amarillo, estaríamos ante uno de los bombazos del mercado de invierno, aunque no sería la primera vez que vemos un fichaje de este tipo en LaLiga Santander.

Kevin-Prince Boateng

No salimos el equipo insular para ver el resurgir de un futbolista que apuntaba muy alto, pero que poco a poco se fue diluyendo debido a sus continuos actos de indisciplina. Boateng era uno de los jugadores más importantes del último gran Milan. Titular indiscutible en los rossoneros, poco a poco fue perdiendo peso en el equipo hasta salir por la puerta de atrás rumbo al Schalke 04. En el equipo alemán tampoco tuvo suerte y llegó a ser apartado antes de regresar de nuevo al Milan, donde no pudo llegar a destacar.

Parecía que la carrera de Boateng estaba abocada a un final prematuro hasta que llegó una de las sorpresas del verano: su fichaje por Las Palmas. Lejos de lo que se podría pensar, el ghanés ha dejado de lado los excesos y se ha convertido en uno de los pilares del conjunto canario, además del gran ídolo de la afición. Sus goles y grandes intervenciones solo han sido cortadas por las lesiones, y de seguir a ese nivel no sería de extrañar que vuelva a contar con una última oportunidad de recalar en un grande, eso si no decide echar raíces en Las Palmas para tratar de llevar al equipo a Europa.

Juan Román Riquelme y Martín Palermo

El Villarreal se ha convertido por méritos propios en uno de los grandes clubes de España. Su presencia en competiciones europeas es habitual año tras año, y en ese proceso de crecimiento tuvieron mucho que ver Martín Palermo y Juan Román Riquelme. Eso sí, su llegada a El Madrigal fue bien distinta.

Martín Palermo era la gran estrella de Boca Juniors cuando media Europa se peleaba por hacerse con sus servicios. La sorpresa fue mayúscula cuando el Villarreal anunció el fichaje del Loco, una inversión que puso al cuadro castellonense en la primera plana del mapa futbolístico. Su proyección se vio truncada cuando sufrió un aparatoso accidente celebrando un gol que supuso una fractura de tibia y peroné que le mantuvo alejado de los terrenos de juego durante varios meses, aunque es innegable que el Villarreal ganó mucha credibilidad con su fichaje.

Un año después de la salida de Palermo del Villarreal se confirmaba otra de las grandes adquisiciones de los castellonenses. Después de fracasar en el Barcelona, Juan Román Riquelme llegaba al Submarino con la intención de recuperar sensaciones, pero lo cierto es que se convirtió en el buque insignia de un equipo que tocó techo en aquellas semifinales de Champions League en la que el triste protagonista fue precisamentre Riquelme con aquel penalti fallado en el último minuto frente al Arsenal.

Diego Armando Maradona

La carrera del Pelusa estuvo marcada por sus espectaculares exhibiciones de calidad en Barcelona, Nápoles y la selección argentina, pero también por sus continuas salidas de tono y sanciones por su estrecha relación con las drogas. De hecho, su fichaje por el cuadro hispalense llegó tras cumplir sanción al haber dado positivo por cocaína cuando todavía militaba en el Nápoles, y a eso hay que sumar que tuvo problemas para salir de Argentina rumbo a España por motivos relacionados con las drogas.

Lo cierto es que el paso del Pelusa por el Sánchez Pizjuán fue casi anecdótico, y poco hizo por un equipo que en aquella época no era ni la sombra del equipo campeón que es ahora. El gran valedor de su fichaje, Carlos Bilardo, fue precisamente quien acabó con la paciencia del astro argentino tras un encuentro frente al Burgos. Maradona solicitó ser sustituido en el descanso por unas molestias en la rodilla, pero Bilardo se negó y los servicios médicos sevillistas tuvieron que poner tres inyecciones en su rodilla para continuar en el choque infiltrado. Al mosqueo de Maradona llegó cuando, a los 8 minutos de la reanudación, fue sustituido, lo que rompió por completo su relación con Bilardo y, por extensión, con el Sevilla.

Stan Collymore

Cerramos este repaso con una de las historias más rocambolescas vividas en el fútbol español. Stan Collymore fue uno de los mejores delanteros de la Premier League en los años 90. Su espectacular rendimiento en el Nottingham Forest le valió el fichaje por el Liverpool, donde también mantuvo un gran nivel hasta que los problemas extradeportivos hicieron acto de presencia.

Su nivel cayó en picado, así como su estado de forma, pero todavía había una persona que confiaba en recuperar su mejor nivel: Radomir Antic. El técnico serbio se empeñó en traer al delantero inglés al Oviedo, equipo que estaba ubicado en la mitad de la tabla en la temporada 2000-2001 y que incluso llegó a estar ubicado en puestos europeos durante una jornada. Su llegada a tierras ovetenses sorprendió a propios y extraños, y es que Collymore llegó pasadísimo de peso y apenas logró demostrar nada antes de coger las maletas sin avisar a nadie.

En total, 71 minutos repartidos en tres partidos y un aumento de peso de 4 kilos fue su triste bagaje en el Oviedo. Aquella temporada estuvo marcada por la espectacular final de la UEFA entre Liverpool y Alavés, la chilena de Rivaldo que metió al Barcelona en Champions en el último momento y el descenso en la última jornada del Oviedo tras caer en picado en el último tramo de la temporada. Al menos Collymore nos dejó una de las bromas telefónicas más recordadas...