Que sí, que sí, seguro que tú eres todo un máster de las apuestas y estás leyendo este artículo por pura casualidad (guiño, guiño). Pero solo para refrescarte la memoria más te vale leer este artículo para recordar los 5 fallos que cometemos todos cuando empezamos a apostar. Errores que nos pueden llevar a quedarnos con menos dinero que un niño gastándose la paga en una tienda de caramelos. 

Dejarse llevar por la emociones

 
Ok, todos en algún momento de la vida hemos ganado alguna que otra apuesta siguiendo nuestro instinto, un palpito, o una aparición divina. Pero los dos sabemos que esto pasa una vez cada mucho tiempo. Así que hazte un favor y apuesta siempre con criterio, con información o siguiendo una estrategia bien definida, porque si no tu dinero se esfumará más rápido que tu ex cuando descubrió tu historial de navegación. Otra cosa que jamás debes hacer es apostar por tu equipo y aquí te explicamos por qué.  

Apostar en lo desconocido 

 
Vamos a ver campeón, si en tu vida has visto un partido de la liga chechena, ¿tú crees que es buena ideas apostar ahí? Premio para el caballero, la respuesta es NO. Así que no te dejes llevar por las estrategias milagro que te dicen que el secreto de un buen tipster es apostar en la tercera división bulgara. Sí, seguro que alguien se ha forrado apostando ahí, pero porque se dedicó un millón de horas a analizar la competición, las variables, los equipos, los futbolistas… Cosa que tú también puedes empezar a hacer viendo las estadísticas de todos los partidos que quieras en Marcadores.com

Perder un par de veces y rallarse  

 
Y en la lección de hoy vamos a explicar cómo funcionan las apuestas. Muy en resumen, a veces se gana y a veces se pierde, el reto es conseguir que los beneficios de las ganancias sean superiores a las pérdidas de las derrotas. Fin de la historia. Por eso propongas la estrategia que te propongas nunca puedes dejarla si empiezas perdiendo, perder forma parte del juego y más te vale que lo asumas ya. Otra cosa es que me digas que no paras de perder, en ese caso sí que hay que pararse a pensar qué estamos haciendo mal y solucionarlo antes de que nuestro bankroll se quede más en negativo que mi media de notas del instituto. 
 

Si tú eres más de ganar que de perder aquí tienes lo mejores bonos de las casas de apuestas

No ponerse un límite

 
Puede que estemos ante el fallo más repetido por los apostadores novatos y que provoca que las carteras se vacíen más rápido que los cubatas en una fiesta de fin de curso. Sí amigos, hablamos de no ponerse un presupuesto máximo, o lo que es lo mismo, no definir nuestro bankroll. Una estrategia cuyo desenlace está más clara que el agua cristalina del Caribe y no es otro que tu bancarrota. Así que ya sabes, si quieres adentrarte en este negocio como un auténtico profesional, primero define bien tu bankroll si no te pones un límite nunca controlarás lo que estás apostando y como pilles una mala racha puedes perder mucho dinero. Y no queremos que eso pase nunca, así que por favor el dinero que uses para las apuestas no debe suponer un esfuerzo porque puede que lo pierdas todo y apostamos por diversión no para que la cosa acabe en drama.

No retirar las ganancias

 
Un fallo grave no, GRAVÍSIMO. Si ganas dinero ese dinero no es de la casa de apuestas, es tuyo. Así que sácalo rapidito y mételo en tu número de cuenta, ya que si lo inviertes en seguir apostando se va a ir más rápido que Lopetegui del Real Madrid. Por lo que más quieras, usa la cabeza, estás en esto para ganar dinero así que cuando ganes una apuesta mételo en tu cuenta. Porque si no lo haces empezarás a venirte a arriba y a apostarlo rápido pensando que en vas a ganar siempre. Y ya te avisamos que si haces eso lo que pasará es que lo perderás todo.