Si no eres un apostador profesional seguro que has apostado muchas, pero que muchas veces por tu equipo y espero que a estas altura de la película ya te hayas dado cuenta de que es una PÉSIMA IDEA. Si todavía tienes dudas tranquilo, porque ahora mismo te vamos a explicar las 4 razones por las que apostar por tu equipo te llevará directamente a la ruina.

Adiós criterio

 
Si hay algo que pierdes en cuanto juega tu equipo, a parte de los nervios, es el criterio ¡Y lo sabes! No pasa nada, nos pasa a todos, es nuestro equipo desde que tenemos uso de razón y lo vamos a defender con capa y espada juegue contra quien juegue. Hasta ahí todo normal, pero una cosa es defender a tu equipo en una conversación de bar, o en un grupo de whatsapp, y otra bien distinta es apostar por ellos en cada partido. Así que ya sabes, abre la boca para defender a los cuatro vientos tus colores, pero también cierra la cartera y apuesta con cabeza.  
 

Si aún así quieres apostar por tu equipo por lo menos aprovecha el cuotón de William Hill

Mucha información, pero de un solo bando. 

 
Está claro, cuando vas a apostar la información es tu mejor aliado si quieres un día tener más dinero que el que tenía Pablo Escobar escondido debajo del colchón. Pero la información solo funciona si es como una buena dieta, equilibrada, o lo que es lo mismo necesitas muchos datos de los dos equipos. Y que tú te sepas hasta el cuarto apellido del portero de tu equipo, eso no significa que no le puedan meter cuatro golitos la próxima jornada. Así que ya sabes, si quieres apostar por tu equipo más te vale informarte también del rival o la casa de apuestas se a quedar hasta con tus calzoncillos. 

Demasiadas emociones 

Toda una vida viendo los partidos, comprándote las camisetas, yendo al estadio, coleccionando los cromos, colgando los posters de la alienaciones en la pared y muchos más recuerdos que no olvidarás ni en 7 vidas. Ahora párate a pensar si tú crees que después de todo esto puedes tomar una decisión con la cabeza fría, pues la respuesta es no. “NO!!!!!!” con mayúsculas, bold, exclamaciones y lo que haga falta. Casi sería mejor idea para ganar dinero plantar billetes de 5€ esperando que crezcan árboles con manzanas de oro, así que por favor menos apostar a tu equipo y más animar. 

Hagas lo que hagas nunca apuestes en directo.  

 
Sí después de leer todo esto aún así te sigue pareciendo buena idea apostar por tu equipo solo nos queda pedirte una cosa. Por lo que más quieras, nunca, nunca y 100 veces nunca apuestes por tu equipo si estás viendo el partido. Es una idea más mala que cortarte las uñas de los pies usando una motosierra, así que por favor, no te vengas arriba que ese plan está destinado a fracasar desde el minuto uno. 

Conclusión:

Sí, tu equipo es el mejor del mundo. Mejor que el Madrid de las 3 Champions, que el Barça de Guardiola, que la Argentina de Maradona y que la naranaja mecánica de Cruyff. Pero a pesar de ser los mejores no te van a hacer rico apostando, de hecho seguramente te harán perder más dinero que ganarlo. Así que ya sabes: Tu equipo has de animar pero jamás deberás apostar (leer con voz de Yoda). Y si después de todo esto, aún así, vas a seguir apostando por tu equipo por lo menos revisa sus estadísticas para el próximo partido aquí mismo, en Marcadores.com y elige una casa de apuestas de las buenas.

Mejores casas de apuestas