A quién pretendes engañar. Si estás aquí es porque llevas un rato buscando en Google esa estrategia secreta de apuestas deportivas con la que te harás millonario en una tarde. Pues bien, ya te avisamos que las estrategias 100% fiables no existen y que los que te digan que existen pues te están mintiendo. Lo que sí que existen son estrategias que si las sabes usar pueden hacerte ganar dinerito y, sin duda, apostar por el empate en el descanso es una de ellas. 

¿Por qué el empate es el gran olvidado de las apuestas? 


Pues porque apostar al empate es un tipo de apuesta que genera amor y odio entre todos los jugadores. Por una parte los apostadores más casuales casi nunca apuestan al empate porque su punto emocional les hace casi siempre apostar por un ganador. En cambio los estrategas que apuestan con la cabeza fría saben que el empate es todo un filón para ganarte un dinerito. 

¿Cómo puedes ganar dinerito con la estrategia del empate al descanso?


Desde Marcadores.com, en nuestra labor de conseguir que apuestes mejor y te ganes unos billetes, te queremos explicar esta estrategia de apostar al empate en el descanso. Que, por si todavía no lo has pillado, consiste en apostar a que un partido va a llegar empate al final de la primera parte. No te hagas el tonto, en este momento estás pensando en los últimos partidos que has visto para intentar recordar si estaban empatados en el descanso, pues ya te avisamos que de media más del 40% de los partidos de las grandes ligas europeas llegan al descanso en empate. 

¿Por qué esta estrategia es tan fiable? 


Si te estás preguntando cómo puede ser que el porcentaje sea tan alto la respuesta suele estar en el estado físico de los futbolistas. Las primeras partes siempre hay más posibilidades de que todo esté más igualado, ya que físicamente todos los futbolistas están más frescos. Vale que el fútbol es un deporte muy técnico, pero realmente no somos conscientes de la cantidad de goles que se marcan por culpa de que los rivales estén más cansados que King África corriendo una maratón.  
 
Sé lo que estás pensando ahora mismo “¿Y qué pasa si juega un equipazo contra un equipo pequeño?”.  Pues muchos equipos grandes, cuando juegan contra un equipo más pequeño, la primera parte se les puede atragantar porque el equipo pequeño está a tope tanto físicamente como anímicamente. Eso sí, en la segunda parte en la que el cansancio empieza a apretar puede acabar el partido en meneo máximo. También puede pasar que marque el equipo a priori inferior y eso haga que el favorito se ponga las pilas y busque empatar antes del descanso. Distintos factores que provocan que este resultado en el descanso no sea tan loco como te piensas. 
 

Conclusión:

Evidentemente esto es fútbol y en cada partido puede pasar de todo, pero cuando las estadísticas te mandan una señal igual es una buena idea trazar tu propia estrategia e intentar probarlo. Eso sí, con cabeza y poco a poco que Roma no se construyó en un día y tú tampoco te vas a forrar en una tarde.