Las apuestas deportivas no solo van de ganar dinero. Una de las cosas que más nos molan de las apuestas es darle esa emoción extra a los partidos y conseguir hacernos vibrar más que montarnos en una montaña rusa sin cinturón de seguridad. Y el máximo orgasmo de esta emoción lo alcanzamos cuando ganamos una apuesta en la última jugada del partido. Para que te vayas preparando para este momentazo aquí te traemos los 5 sentimientos que vas a vivir.

  1. Euforia 
  2. Incredulidad 
  3. Felicidad
  4. Orgullo
  5. Rey del mundo

Euforia 

 
Y no una euforia cualquiera. Una explosión de emociones que te hará saltar del sofá como si tuvieras un muelle de propulsión instalado en el culo. Ojo con las cosas que tengas en la mano porque van a salir volando por los aires y es que es ver cómo entra ese gol que veías imposible y te pones más loco que un día de reyes cuando tenías 5 años. Solo esperamos que no tengas problemas de corazón porque ya te avisamos que las pulsaciones se van a acelerar más que el Fórmula 1 de Lewis Hamilton. 

Incredulidad 

 
Después de la locura máxima solo te viene una pregunta a la cabeza “¿En serio esto está pasando?” Vamos, que te lo crees menos que la llegada del hombre a la luna. Pero sí amigo, está pasando. Han marcado un gol en el último minuto y el árbitro ya ha pitado el final del partido, así que ve quitando esa cara de empanado que llevas y asume que acabas de dar un pelotazo. 

Felicidad

 
Ahora que ya han pasado unos minutos y empiezas a calmarte la felicidad te invade de los pies a la cabeza tanto que parece que has sido poseído por el espíritu de todos los osos amorosos juntos. Disfruta del momento y luce con orgullo una sonrisa tan grande que como te vean los de Colgate te contratan como imagen para su próxima campaña. 

Orgullo

 
Sin duda una de nuestras sensaciones preferidas. Sí, estás orgulloso de tu apuesta y tienes que estarlo. Pero lo mejor del orgullo es compartirlo, así que ya sabes, a abrir el WhatsApp y empezar a vacilar a todos tus amigos dejándoles bien claro que has ganado. Y más importante aún, que tú has ganado y que ellos NO :D

Rey del mundo

 
Sin duda la última sensación que vas a vivir y también la más peligrosa. Está claro que está bien sentirte por unos instante el fucking rey del mundo. De hecho nuestro consejo es que goces estos instantes muy fuertemente, pero una cosa es sentirte el king, el capo, el amo, el boss… Y otra bien distinta es creértelo. Porque si por ganar una apuesta te crees el mejor, ya te avisamos que tu único destino va a ser perder la pasta más rápido que lo que tarda Benzema en llegar a los entrenos del Madrid conduciendo su Ferrari.

¡Qué siga la racha!

Y si quieres seguir apostando después de la euforia de ganar una apuesta en el último segundo más te vales entrar en Marcadores.com para ver las estadísticas de los partidos en los que quieres volver a probar suerte. Porque como te dejes llevar por las emociones la cosa va a acabar mal no, lo siguiente.  

Si quieres ganar más con tu próxima apuesta ya tardas en aprovechar el cuotón de William Hill.