Estás en el bar, con todos tus amigos, el partido está “on fire” y lo ves claro; es el momento de sacar el móvil y hacer esa apuesta que sabes que te va a hacer aumentar el tamaño de tu cartera. Pero cuando estás a punto de apostar un colega mira tu pantalla y pone un careto de desaprobación que te corta todo el rollo. Por esto, y por otros 5 motivos que te explicamos ahora mismo, nunca debes apostar con tus amigos delante. 

Te calientan Y MUCHO la oreja 

 
“Uf, ¿en serio vas a apostar eso?”, “pero qué haces, si esos llevan años sin ganar”, “madre mía, cómo puedes apostar por esos paquetes”. Y estos son solo unos ejemplos bastante soft de todas las lindezas que tus amigos pueden soltar por su boca segundos antes de que efectúes tu apuesta. Vamos, que con frases como esas te apetece apostar lo mismo que te apatecería estar descalzo en una habitación a oscuras con piezas de lego tiradas por el suelo.

Creen que saben más que tú 

 
Y oye, las cosas como son, puede que sepan más que tú. Pero hablar es gratis y apostar no, así que cada vez que te digan que ellos no apostarían por ese pronóstico les dices que cierren el buzón y que saquen el móvil y apuesten, cosa que evidentemente no harán. Lo que sí que harán es recordarte, cuando falles, que ellos ya te habían avisado que eso no iba a pasar.  

Te desconcentran 

 
Algo que es normal porque no están ahí para aconsejarte sobre cómo apostar mejor, están ahí para vacilarte, echarse unas risas, contar anécdotas, chistes… Y cualquier cosa que no te aporta NADA y que solo te aleja a perder el foco de tus apuestas y en consecuencia no parar de perder dinero. 

Son unos troll 

 
Y lo sabes. No solo te lían y te desconcentran, lo peor es que te trolean. Se inventan información, datos, estadísticas, lesiones y lo que haga falta para provocar que hagas una apuesta imposible y hacerte perder dinero. Y recuerda que, por muy justa que creas que sea tu venganza, ningún juez considera ser troleado como atenuante de ningún crimen.

No tienen ni idea de esto 

 
Es decir, que si de verdad en algún momento quieren ayudarte tú y yo sabemos que no tienen ni idea de apuestas y que por mucho que te quieran ayudar lo único que van a hacer es liarte de lo lindo. Empezarán con preguntas, con apuestas que no se puede hacer, con combinadas millonarias imposibles… En resumen, has oído las frase de “mejor solo que mal acompañado” pues creo que él que la dijo por primera vez era un apostador profesional. Ahí lo dejo.