Ganar una apuesta pelotazo es una de las mejores sensaciones que vas a vivir cuando empieces a apostar. Y no lo decimos solo por lo bien que sienta ganar un montón de billetes. Realmente lo bueno de ganar una apuesta loca es sentirte por un instante el “fucking amo”. No sabes ni cómo lo hiciste, pero tuviste un presentimiento y se hizo realidad, sin duda la prueba que necesitabas para confirmar que eres un capo. No queremos cortarte el rollo, pero cuando ganes una apuesta de este tipo hay 5 cosas que tienes que hacer si no quieres que el dinero se vaya antes de que llegue a tu bolsillo. 

  1. Disfruta del momento
  2. Respira y usa la cabeza 
  3. Saca los beneficios
  4. Date un caprichito 
  5. Analiza tu éxito 

Disfruta del momento


No queremos ser los embajadores del bajón, así que lo primero que tienes que hacer cuando ganes una apuesta loca es disfrutar. Ponte un temazo, farda de victoria, vacila a tus colegas por WhatsApp, baila o haz lo que te venga en gana para disfrutar del dulce sabor de la victoria. En resumen, gózalo muy fuerte porque puede que tardes un tiempo en volver a vivir esta sensación.  

Y si quieres dar un pelotazo de verdad aprovecha el cuotón de William Hill

 

Respira y usa la cabeza 


Ok, ya la hemos gozado mucho, ahora es el momento de volver a USAR EL CEREBRO. Y no, no nos hemos equivocado en ponerlo en bold, subrayado, rojo y mayúsculas, lo queremos destacar porque después de ganar mucho dinero en una apuesta podemos cometer el error de creernos que somos los nuevos visionarios de las apuestas. Y ya te digo que si piensas eso vas a acabar con la misma cantidad de aciertos sobre el futuro que Sandro Rey, es decir, CERO. Así que por favor, respira, relájate, no hagas ninguna tontería y haz lo que dice el punto 3. 

Saca los beneficios


Y hazlo YA. No hay mayor error de novato que pensar que estás en racha y empezar a apostar todo el dinero ganado. No te decimos que no apuestes tus beneficios, haz lo que quieras que ya eres mayorcito, pero seguramente nada más ganar no es el mejor momento para ponerte a apostar porque te dejarás llevar por la euforia del momento. Y una cosa está clara, la euforia nunca es una buena acompañante en tus apuestas, a no ser que quieras perder todo tu dinero. Así que ya sabes, ante la duda saca todo el dinero que has ganado y mételo en tu cuenta bancaria, tu vendrá bien para el punto 4. 

Date un caprichito 


Seguro que hay algo en tu “wishlist” que querías comprarte hace tiempo y que, gracias a esta apuesta, por fin te lo puedes permitir sin tener cargo de conciencia. Así que ya sabes, a fundirse la pasta cuanto antes y cómprate eso que tanto quieres porque todo son ventajas. Por fin tendrás eso que tanto querías y además tendrás un objeto que te recordará siempre esta apuesta y lo crack que eres.

Analiza tu éxito 

Y después de pasar por todas las fases de la victoria, si quieres que esta se vuelva a repetir, es bastante básico que te pares a pensar cómo conseguiste llegar al éxito. ¿Seguiste alguna estrategia?, ¿qué analizaste para apostar eso?, ¿fue un presentimiento?... Sea lo que fuera que te llevó a hacer esa apuesta tienes que tenerlo en cuenta y analizarlo al detalle. Puede que estés cerca de descubrir un método que te puede hacer ganar mucho, pero que mucho, dinero y no puedes dejarlo escapar. Piensa que muchas veces creemos que hemos tenido un pálpito, pero en realidad nuestro cerebro ha atado cabos y nos ha lanzado ese impulso que puede convertirse en tu estrategia definitiva.