Apostar mola, y mucho, pero no veas la de tiempo que nos quita. Entre mirar partidos, estadísticas, alienaciones, datos… Vamos, que nos podemos pasar un buen rato para hacer nuestras apuestas y a veces no nos queda otra que apostar al límite y hacer tus apuestas deportivas desde la oficina o desde donde sea que trabajes. Pues bien, que sepas que es una idea terrible y aquí te decimos porque.

Imposible concentrarse 


Y cómo vas a concentrarte en apostar si en realidad lo que tendrías que estar haciendo es trabajar. Es abrir la pestaña en el navegador de tu casa de apuestas en el trabajo y estar en tensión MÁXIMA. Que si el de al lado a visto mi pantalla, que si el jefe se acerca a lo lejos, que si… Mil variables que lo único que hacen es distraerte. Y ya te avisamos que distracción es sinónimo de perder pasta. 

No puedes dedicarle el tiempo que necesitas 


Apostar a fútbol online desde el curro es como cuando abres el Facebook, sabes que estás haciendo algo que no deberías así que lo abres rápido miras cuatro vídeos de gatetes y te piras. El tema es que hacer eso con Facebook o Twitter pues te puede valer, pero apostar es algo muy serio. Un consejo, apostar con prisa es como intentar apagar un incendio con gasolina, un plan de mi**da..

Apostar es un hobbie


No olvides nunca que apostar es una diversión, la sal que le pones a los partidos para que tengan un punto más de emoción y si ya de paso te ganas unos euritos pues mejor que mejor. Así que, si sientes la necesidad de hacer tus apuestas en un contexto en el que no estás cómodo, eso es una señal de que tienes que parar. Lo más importante de apostar online es hacerlo de manera responsable, así que déjate de apostar en situaciones que no tocan y céntrate en pasarlo bien

Te van a echar


Y con razón. Te pagan por trabajar y no por apostar. Una cosa es que te pillen mirando unos vídeos de risas en Youtube y otra que tu jefe te vea con un excel de tu estrategia de apuestas y con el navegador en modo incógnito con la web de tu casa de apuestas. A ver cómo le explicas que has entrado ahí por accidente… DESPEDIDO con mayúsculas y más procedente que una catedral. Hazte un favor, cada cosa tiene su espacio y el trabajo no es el lugar de apostar. 

Conclusión:

Hay que tomarse las cosas en serio, tanto tu trabajo como apostar. Así que ya sabes, mezclar apuestas con trabajo es como mezclar a Ibrahimovic con Guardiola, la cosa va a acabar muy mal y muy rápido. Y si quieres tomártelo muy en serio ya sabes, a mirar antes las estadísticas de Marcadores.com. Ya tardas.