Gianni Infantino y Marco Van Basten siguen firmes en su idea de ayudar a los colegiados con el videoarbitraje. Esta medida no ha dejado indiferente a nadie desde que fuera anunciada; por un lado cuenta con un buen número de seguidores, ya que ven en esta medida un apoyo claro para los árbitros y una mejor toma de decisiones. Por otra parte, los más puristas no quieren ni en pintura cualquier atisbo de tecnología en el mundo del balompié, aunque en anteriores citas oficiales de la FIFA ya se ha implementado el uso de la tecnología de detección automática de goles.

Cómo funciona el videoarbitraje

El sistema actual de videoarbitraje consta de varios pasos. Cuando el árbitro estime que necesita la ayuda del vídeoarbitraje puede tomar la decisión de detener el encuentro para revisar la jugada con detenimiento, o bien confiar en la revisión hecha por sus asistentes. Además, los propios asistentes pueden avisar al colegiado principal de la señalización de cualquier infracción que haya pasado por alto después de haber revisado el vídeo. Así, no es estrictamente necesario que el juego se detenga, aunque será lo más normal en la mayoría de los casos.

Las situaciones contempladas actualmente por el videoarbitraje tienen como principal objetivo los goles. Ya sea un gol fantasma o una infracción previa a la consecución de un tanto, el árbitro podrá revisar el vídeo siempre que quiera, o bien consultar a sus asistentes. Otro uso es el de los penaltis, tal y como ya hemos podido comprobar en el Mundial de Clubes. En el partido que enfrentó a Atlético Nacional y Kashima, el colegiado húngaro Viktor Kassai detuvo el encuentro para revisar una jugada polémica tras la petición de pena máxima del conjunto japonés. Tras revisarlo, el árbitro señaló los once metros, aunque esa jugada ha descubierto una de las carencias de este sistema, y es que el penalti venía precedido de un fuera de juego, algo que no recoge el reglamento del videoarbitraje y que, por lo tanto, no se puede corregir tras revisión.

En caso de que las pruebas resulten satisfactorias, el videoarbitraje sería implementado en el próximo Mundial de Rusia 2018, aunque todavía queda mucho camino por recorrer y posibles modificaciones en su reglamento.